Gratis sex El don. Parte 1 (SEX)

Gratis sex


Todos tenemos un don… alguna habilidad para lo que sabemos somos buenos/as… y esto se aplica tambien en el sexo. Hoy les voy a contar, como descubrí el mio.

Las vacaciones habían terminado, y volví a la rutina del estudio, el hockey, los entrenamientos.. y las salidas… Había aprendido muchas cosas ese verano, en especial con Lucas en Mar del Plata.

Ese fin de semana, ya tenía todo organizado para salir con mis amigas; cuando mi hermano viene a mi pieza y me dice”hoy salgo con el auto, si querés te paso a buscar..”. Le dije que si, no tenía drama, que nos mensajeabamos.

Después cai: seguro me había escuchado hablar con mi mejor amiga Agustina, de que se venía a dormir a mi casa. Ellos ya habían tenido varios encuentros. No me molestaba (además, yo estuve garchando con su mejor amigo todas las vacaciones).

Al terminar la noche, fuimos con Agustina a buscar el auto de mi hermano. Grande fue la sorpresa (para bien) al ver a Lucas también en el auto. La inocencia la había perdido, asi que me di cuenta que esto estaba ya planeado. La miré a Agustina, con la que intercambiamos unas sonrisitas pícaras imaginando como terminábamos esa noche. La invitación a desayunar al departamento de Lucas lo terminó de confirmar.

Llegamos al depto, estuvimos un rato charlando boludeces, y en un momento Lucas me agarra de la mano, sin decir nada, como diciendo”suficiente, aca vinimos a otra cosa” y me lleva para su pieza, dejando solos a mi hermano con Agus, que harían los suyo también. La situación la verdad, me calentaba un poco… garcharme al amigo de mi hermano, con mi hermano a escasos metros y encima él, cogiendo con mi amiga! morbo a full.

Nos besamos muy calientes, él me pasaba la mano por la espalda levantando mi remera, y yo desesperada desabrochaba los botones de su camisa, para dejar su pecho al desnudo. Mi respiración estaba agitada, entre caliente y nerviosa (por más que ya haya estado varias veces con él, sentía mucha presión de garchar con un pibe mucho más grande que yo, con toda mi inexperiencia a cuestas). Cuando terminé, empecé a acariciar sus hombros y besar su pecho, mientras Lucas con mucha pasión me amasaba la cola, cosa que me encendía mucho.

Fui bajando mis manos, hasta su pantalón, tocando su entrepierna, para sentir de nuevo el terrible matafuego ya casi duro como una piedra que pedía salir. No pude simular la calentura y lo miré con una cara de puta en celo mientras me mordía los labios y con más fuerza le apretaba la pija. Lo senté en la cama me saqué la remera y la mini quedandome en tanga arriba de él, que desesperadamente se sacaba el jean.

Cuando se queda en bolas, él esperaba que yo le empiece a chupar la pija, pero le hice un movimiento que no esperaba: me fui deslizando, hasta sentarme arriba de su cara y mover mi concha en su boca, haciéndome coger por su lengua. Me encantaba como me la chupaba, me movía pensando que tenía una pija adentro pero sintiendo esa lengua traviesa jugar por mi concha y mi clítoris.

Me acordé de la pija. Sin salir de mi lugar, giré y me puse a deleitar mi vista con semejante pija. Bajé nuevamente mi concha sobre su boca y yo me decidí a hacer lo propio con su pija. Lucas me tenía agarrada fuerte de la cintura y me empujaba para que la tragara más (imposible). Por más que trataba no podía más que la cabeza.

Me levanté, me acosté y no tardó en tirarse arriba mio, comerme la boca tocarme las tetas y empezar a clavarme. MUy despacio al principio, hasta que se acostumbra. Y ahi arranca con el ritmo salvaje que me encanta!! levanté mis piernas, las puse en sus hombros y le dije”cogeme fuerte… pero FUERTE!”.

Se sonrió y me entró a dar con una fuerza terrible… no me aguanté mucho y grité como una perra. Ya me había olvidado de mi hermano, de Agus, de todo.. Gritaba desencajada agarrada del cuello de Lucas, mientras la cama se movía para todos lados. Acabé como dos veces seguidas.

“Ya acabo” me avisó, y sin pensarlo lo saqué nos paramos al borde de la cama y fui agachándome, mientras lo miraba con cara de deseo y lujuria. Terminé arrodillada a sus pies pajeandolo.”Dame la lechita… aca”, le dije tocándome las tetas.”Uhh pendejaaa…” dijo mientras se la pajeaba contra mis tetas hasta que acabó con un chorro que me ensució toda.

Me tiré en la cama y me empecé a desparramar toda la leche caliente por mis tetas y mi cuerpo…”Como me gusta cuando me enchastras toda…” le dije. Me paré y le comí la boca de un beso, mientras con la mano le pajeaba la pija, todavía dura… Yo sabía que este animal me echaba 2 al hilo.

Así que me di vuelta, me puse en 4 y le dije”poneme la pija y partime al medio… quiero que me sigas cogiendo hasta que no pueda más!”. Estaba sacada… Me empezó a coger en 4 de una manera brutal. Yo había descubierto que esa pose me encantaba, y no dejaba pasar oportunidad de que me cojan así, como a una putita mientras me agarraban del pelo.

Otra cosa que me volvía loca: me la ponía hasta el fondo, la sacaba.. y la volvía a meter… puff… ni conté las veces que acabé. Su pija cada vez se deslizaba más fácil adentro mio de lo mojada que estaba. Sacó la pija y asi como estaba, me empezó a chupar la concha, subiendo su lengua hasta mi culo y bajando, metiendome los dedos por todos lados. Mojé toda la cama de la acabada que tuve. Lucas estaba como loco tratando de chupar y lamer todos mis flujos.

De la habitación de al lado, podía escuchar a mi hermano gritando”no podés… no podés.. te zarpás… como hacés?? que putita hermosa que sos!!”. Nos reimos y seguimos, ahora parados, me agarró upa y me levantaba y me bajaba brutalmente sobre su pija. Sentía que me partía al medio.

Una mezcla de placer y dolor; y una sensación que me desmayaba en cualquier momento. Me estaba volviendo aun más loca… Se sentó en la cama, y yo todavía clavada hasta el fondo. Despacio, empecé mi cabalgata. Me subía y bajaba frenéticamente, parecía que no terminaba de entrar más ese tronco.

No podía evitar gemir y gritar cada vez que la cabeza de su pija tocaba fondo… y un poco más. Tuve un último orgasmo y ya no podía más. Estaba exausta. Saqué la pija de adentro mio y empecé a chupar… a jugar con la cabeza mientras lo pajeaba y le tocaba las bolas… Sentí como se ponía más dura.

Sentí la leche caliente brotar de su pija. Un primer chorro salió por los aires, cayendo vaya uno a saber donde. Después, siguió cayendo leche sobre su tronco ensuciando mis manos, que aun seguían tratando de rodear ese monumento.

Me quedé sonriendo, pajeandolo despacito mirando como salían chorros de leche que bajaban por su tronco. Saqué mi lengua, y limpié su pija como si fuese un cucurucho manchado de helado. Me pasé la mano por la boca, limpiándola mientras lo miraba como se agarraba la cabeza.”Cuando te volviste tan puta?”, me preguntaba riéndo.”Fue tu culpa.”, le dije acostandome al lado suyo

Del otro lado, ahora se sentían los gritos de mi amiga.

Nos quedamos un rato en la cama. Cuando se recuperó de los 2 polvos, me cogió de nuevo. Y aca es donde descubro MI don, cuando Lucas, mientras me lo cogía yo arriba de él me dice”no puedo creer en la loba salvaje que te convertiste… sos terrible… me calienta mucho como te movés, como hablás… todo!” .

Yo me calentaba más y me movía con más ganas, tocándome las tetas mientras sentía como su pija se clavaba en mi. Era toda una puta en la cama. Me gustaba calentar con la mirada, con los gestos, las palabras… y me movía como una perra en celo. Ese era (y lo es aun) mi don… en la cama soy lo más puta y perra salvaje que puedo.

Después de ese último polvo, yo ya no daba más. Me ardía la concha literalmente. Nos cambiamos y salimos. Agus y mi hermano nos esperaban listos para irnos. Nos fuimos a mi casa los tres (mi hermano, Agustina y yo).

Obviamente, Agustina”tardó” en llegar a mi pieza. Y me agarró la curiosidad… en qué era tan zarpada mi amiga, para hacer volver tan loco a mi hermano? Me levanté de mi cama y fui despacio hasta la habitación de mi hermano. La puerta no estaba cerrada del todo. Me asomé. Y no podía creer lo que veía… Ahi descubrí cuál es el don de mi amiga…















































Tags: imagenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *