Xxx sexo Era una noche aburrida… pero… (SEX)

Xxx sexo

Era otro finde de salida bolichera… Con mis amigas estábamos como nenas con muñeca nueva. Recién empezábamos a salir, y no podíamos pensar un finde sin joda y baile. Además, te levanta el ego como loca!! Todos los pibes desesperados para que bailes con ellos, todos mirándote, deseando comerte a besos.

Esa noche no había sido una como tantas otras. El boliche estuvo bastante aburrido, ningún chico interesante, una de mis amigas se desconpuso y se fue antes… en fin. Eran las 3 y ya me quería ir a mi casa.

Estaba aburrida con una de las chicas en la barra y en eso… me entra un mensaje. Era Lucas!! No lo podía creer… mi cara cambió inmediatamente..

“hola juli, saliste?? si queres te paso a buscar, estoy en el auto”

Le mostré a mi amiga y no dudé en contesar:”si. esta re aburrido esto! y no tenia como volverme”. En realidad, era mentira. El padre de una de las chicas nos pasaba a buscar, como siempre, y nos iba dejando a cada una en sus casas.

Pero yo ya tenía otros planes para esa noche. Iba a poder tener conmigo otra vez al gran amor de mi vida… (para los que no lo conocen, mi primer encuentro con Lucas aca).

Hacía poco tiempo, Lucas se había mudado a vivir solo a un departamento del padre. Por lo que imaginaba que me iba a llevar ahi para”conocer”… de a poco iba perdiendo la inocencia y empezando a pensar de forma más trola jeje…

“Estoy en la esquina”, me puso. Me despedí de mis amigas y salí. Me subí al auto. Me saludó con un beso normal, como si no hubiese pasado nada entre nosotros. En verdad, nunca más habíamos hablado de lo ocurrido aquella noche. Nos habíamos cruzado algunos días en mi casa, pero no pasó más que unas miradas pícaras y sonrisas tímidas. Yo era demasiado chica y nueva en esto como para pensar en avanzar, ya que tenía 6 años más que yo y un poco me intimidaba.

“Querés que vayamos a desayunar?”, me dijo. Yo le dije que si, que me moría de hambre.”Joya. Compramos algo en la panadería y vamos a mi departamento nuevo. Te contó tu hermano que me mudé solo, no?”, me dijo. Mis ojitos se iluminaban de solo pensar volver a garchar con él.

Llegamos al edificio, y mientras ibamos en el ascensor me provocó comerle la boca ahi nomás… la situación me exitaba mucho y no podía más que putearlo por dentro por hacerme desear tanto!! Sin dudas sabía bien como mantener la tensión. Lo odié con toda mi alma! Vivía en el segundo piso, pero el trayecto fue eterno.

Después de tomar un café con leche, unas medialunas, charlas de boludeces, sin darme cuenta lo tenía a él sentado al lado mio. Se hizo un silencio y fue inevitable que los dos nos fundamos en un beso. Yo estaba loca. Le acariciaba la cara, el pelo, le metía la mano por debajo de la remera y le tocaba toda la espalda.

Él no se quedaba atrás: me tenía agarrada muy fuerte de la cintura. Lentamente fue subiendo sus manos por mi espalda, cosa que me hizo estremecer y no pude evitar largar un suspiro de placer. Su mano fue subiendo por mi cuello y lo que parecía todo ternura, de golpe tomó un rumbo inesperado: me agarró del pelo, me tiró la cabeza para atrás y mientras me besaba el cuello me dijo”vamos a la pieza”.

Le respondí con un suspiro y un profundo beso Calculo que entendió que eso era un si, porque me agarró de mis muslos, me alzó y mientras nos seguíamos besando me llevó hasta la habitación. Me tiró en la cama y se empezó a desvestir. Yo me senté y abrí mis ojos lo más que pude: iba a ver su terrible pija de nuevo! me mordí los labios mientras me mojaba de solo pensarlo.

Se sacó la remera, la tiró al piso y empezó a desabrocharse el jean. No estaba del todo parada y ya daba miedo!! Me levanté y gateando fui hasta el borde de la cama. Él estaba quieto esperándome. Sabía lo que quería: la agarré con mis manos. La sentía todavía blanda.

Lo empecé a pajear. Levanté mi mirada, le sonreí y puse cara como de”y bueno.. no me queda otra..”. Me la metí en la boca. Poco a poco, se empezaba a sentir bien dura.”Lo estoy haciendo bien”, pensaba al sentir como su verga seguía creciendo. Me calentaba cada vez que su tronco se endurecía en mi boca. Yo seguía en 4 en la cama chupandosela, así que él tenía todo panorama de mi espalda y mi colita bien paradita mientras le ponía dura esa terrible pija.

Empezó a tocarme la cola y a pegarme chirlos. Me separó y me dijo”hoy vas a poder gritar”, recordando la primera vez que estuvimos donde tuve que tragarme mis gemidos (entre otras cosas) porque mis viejos estaban durmiendo en la habitación de al lado.

Me empujó a la cama, se tiró encima mio y me empezó a besar, mientras sus manos tocaban mi panza y pasaban rozando mis tetas. Me encendía mil veces más!! Me dio vuelta, se puso atrás mio haciendo cucharita y con su boca empezó a chuparme una de mis tetas, con una mano me tocaba la otra; y con la mano restante me tocaba la concha.

Estaba enloquecida! Sus dedos se deslizaban con facilidad por mi concha por lo mojada que estaba. No lo podía creer. Con mi mano busqué a ciegas su pija para pajearla. Manoteaba lo que podía hasta que la encontré. Cuando ya no daba para más, así como estaba apuntó su pija y la fue metiendo de a poco…

Hacía mucho que no tenía sexo y la tenía bastante cerrada (encima, esta era la cuarta vez en la vida que lo hacía), y encima de golpe meter esa pija.. puff… tardé un poco en acostumbrarme. Al principio me dolía, pero yo ya sabía que era temporal. Que en poco tiempo iba a gozar como una perra y encima no tenía que atragantarme las ganas de gritar y gemir.

Me dio vuelta para todos lados. Hizo lo que quizo conmigo. Me cogió de espaldas, de frente, con las piernas levantadas, cerradas, abiertas. Estaba agotada. No daba más. Mis piernas me dolían más que después de un entrenamiento.

Una vez que acabó pensé que venía un descanso, pero este animal tenía una característica interesante: acababa, la seguía teniendo dura y seguía garchando. ZAR-PA-DO. A mitad del segundo polvo, sacó de un cajón un pote de una crema… era un lubricante.”Y eso?” le pregunté…”para que te duela menos..” me dijo sonriendo.

No entendía mucho… hasta que me puso en 4. Y ahi entendí. Me quería hacer la cola!! Después de ver mi cara de miedo, me dijo que me quedara tranquila que ibamos a hacerlo despacio. Lo único que salía de mi boca era”no no no, por favor en serio no”.

Me empezó a meter un dedo. Cerré mis ojos, me mordí los labios y con mis manos agarré fuerte la almohada. No puedo negar que la sensación una vez pasado el temor inicial era genial. No lo podía creer, pero estaba disfrutando. Llegó a meterme 3 dedos muy despacio, pero sabía que su pija era mucho más que eso.

Sacó sus dedos y sentí la punta de la pija como intentaba abrirse paso. Mordí la almohada y agarré las sábanas esperando lo peor. Sentí como un chorro frio de lubricante caía sobre mi colita y lo desparramaba con sus manos. Y empujó… tiré mi cabeza contra la almohada y la mordí con fuerza. Mis manos se aferraron a las sábanas. Me dolía una banda!! y recién arrancaba, no había metido ni la cabeza.

Mi mentalidad de pendeja no permitía que le pidiera parar.”Si no lo dejo, no me va a querer coger más conmigo” pensaba. Errores de adolescente. Siguió un poco más y logró meterla… me estaba relajando y de a poco iba entrando. Sentir como se iba metiendo me exitaba de manera extraña. Siguió un poco más y se quedó quieto. Volvía a entrar. Y salía, todo muy despacio. Tomé aire… la empezó a sacar. Y cuando volvió a entrar… no aguanté.

Me tiré para adelante y quedé acostada en la cama mordiendo la sábana… me dolía MUCHO. Me aguantaba las lágrimas. Lucas se acostó al lado mio y me preguntó si estaba bien. Casi llorando, asentí con la cabeza. Se quedó ahi, acariciándome el pelo.

No podía quedarme así. Iba a pensar que era una pendejita inexperta y no iba a querer estar más conmigo! Tenía que hacer algo. Así que fui directo a chuparle la pija. Seguía pensando que después de esa noche no iba a poder tenerlo más y eso me torturaba. Se la estaba chupando y pude sentir que iba a acabar. Dejé que me acabara en mi boca.

No me pudo hacer la cola, pero al menos le trago la leche, pensaba. No me gustó pero sentía que estaba en deuda con él. Traté de tragar todo pero no paraba de salir leche. Llegó un punto en que tuve que alejar mi boca porque me ahoga.

Tomé aire y se la seguí chupando hasta limpiarsela toda. No podía creer lo que había hecho! Él tampoco. Me miró y solo atinó a decirme”espectacular”. Me abrazó y nos tiramos en la cama un rato.

Me dejó en mi casa como a las 9 de la mañana. Por suerte nadie se había despertado. Al mediodía me levantaron para comer. Cuando me quise levantar de la cama noté que me dolía la cola. Pero maal!!!!

Como pude llegué a la cocina y me senté a la mesa tratando de disimular que caminaba con dificultad (cuando se dieron cuenta, dije que había sido un golpe en el partido del sábado). Casi me muero de vergüenza cuando mi hermano me mira con una sonrisita como sabiendo todo y me dice:”Te pasó a buscar Lucas anoche, no?”
























Tags: imagenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *